5 CONSEJOS PARA PEDALEAR EN INVIERNO

Sabemos bien que andar en bicicleta en verano es una cosa y hacerlo en invierno es otra muy distinta. Hay algunos elementos para cuidarnos mejor del clima y lograr una buena performance o simplemente disfrutar de un paseo en bici. Las salidas en invierno tiene sus ventajas y el frío ya no es excusa para quedarse dentro de la casa.

Acá dejamos 5 maneras para pedalear cómodo, seco y motivado.

1. Ropa adecuada. La manera más eficiente de mantener abrigado el tren superior arriba de la bici es hacerlo en capas. Vestirse así en la jerga cotidiana lo conocemos como ‘cebolla ciclista’. De esta forma generamos intermedios, para atrapar y mantener el calor al mismo tiempo que repelemos el frío del exterior. El tren inferior con una sola capa de calza larga, corta ó pantalón ciertamente cómodo, según el gusto personal, ya es suficiente, al ser las extremidades con mayor movilidad al pedalear.

Primer capa: remera o camisa de algodón regular, si es para salidas más intensas es mejor vestir con materiales que no absorban sudor, como el poliéster, telas Dry-Fit o Clima-Cool

Segunda capa: debe ser una prenda con propiedades térmicas. Lo ideal es un chaleco o suéter delgado de poliéster.

La tercer capa es para no dejar entrar el frío, el viento o la lluvia. Rompevientos de nylon es lo recomendable.

2. Guantes. Para el frío siempre es buena idea usar guantes. Lo importante es asegurarse de que éstos permitan una buena movilización de la mano para frenar adecuadamente y sean cómodos en el agarre.
Lo ideal es tener guantes de ciclismo, por lo general tienen palmas acolchonadas para garantizar una buena circulación, proteger de alguna caída y son confortables.

3. Guardabarros. Los guardabarros delanteros y traseros, hacen que la salida sea mejor y limpia si está lloviendo o el terreno está embarrado. Hay un guardabarros para cada bicicleta y cada viaje, se debe buscar uno que se adapte bien y siempre tenerlo a mano para cuando el tiempo se vuelve desfavorable. Nuestros favoritos son los de #AssSavers. Simples, inteligentes y con estilo.

4. El comienzo. El comienzo de una salida es crucial. Una rutina rápida de elongación siempre es lo mejor que se puede hacer antes de pedalear. Con el frío, los músculos están más tensos y propensos a lastimarse. Hay que comenzar gradualmente subiendo el ritmo de a poco a medida que el cuerpo entra en calor. Al finalizar también hay que elongar y no desabrigarse al instante. Una buena taza de café es otra de las cosas que hacen la diferencia y si lo podes llevar en la bicicleta, aún mejor.

5. La cabeza. Cuida tu cabeza. Un 30% del calor corporal sale por la cabeza, debido a la cantidad de sangre que circula dentro. Con un gorro podemos mantener la temperatura o también usar una bandana que cubre los oídos y la frente. Otro gran recurso son los pañuelos tubulares para el cuello, son perfectos para cubrir cuello, nariz y boca. Los ojos son otra parte muy importante, la mejor forma para protegerlos es con un par de gafas. Estas lo van a proteger del aire frío, evitando la secreción de lágrimas. También hay que asegurarse de que tengan buena ventilación para que no se empañen.

La época de frío no es excusa para dejar parada tu bicicleta hasta el próximo verano. Recuerda, nuestros inviernos son ‘El Caribe’ para muchos países del mundo, donde el uso de la bici es masivo y viven en situaciones extremas como nieve y temperaturas más bajas que las nuestras.

Dejar un comentario

Nombre .
.
Mensaje .

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados